COMGI

La Comisión Asesora COVID-19-OMC emite ocho informes en relación a la crisis de salud pública

31/07/2020

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) puso en marcha a finales de abril la Comisión Asesora COVID-19-OMC en la que participan múltiples expertos de diversas áreas para crear un marco propio de reflexión y posicionamiento para responder a las múltiples dimensiones epidemiológicas, de salud pública, clínicas, profesionales, bioéticas y de organización asistencial que plantea la pandemia de la COVID-19.

Durante este tiempo la Comisión Asesora ha elaborado ocho informes sobre la realización de pruebas diagnósticas (1), el uso de mascarillas en el ámbito asistencial (2), la Atención Primaria (3), la realización de pruebas diagnósticas masivas a poblaciones (4), tabaco y Covid-19 (5), la preparación del sistema de salud español ante crisis de Salud Pública (6), vacunas eficaces, accesibles y a precios razonables (7) y finalmente sobre el reforzamiento de la vacunación antigripal para afrontar COVID-19 (8).

La Organización Médica Colegial, como representante de la profesión médica, tiene la obligación de facilitar una visión reflexiva y clarificadora sobre las diferentes vertientes y momentos en el desarrollo de la pandemia y, en especial, sobre la respuesta sanitaria a la misma. Se trata de buscar esta visión del profesionalismo médico a los graves problemas que nos enfrentamos con la dolorosa evidencia que vamos acumulando, que ha provocado riesgos personales inaceptables de contagio, que han llevado a muchos profesionales a exponer su salud y su vida.

1. Informe sobre pruebas diagnósticas

El primer informe sobre pruebas diagnósticas para COVID-19 asegura que éstas son esenciales para la atención sanitaria y para la salud pública y destaca la necesidad de clarificar la efectividad de las mismas y ordenar su adquisición y utilización en el SNS. En el informe se mostraba la preocupación por la validez de los test existentes, la confusión sobre su validez y validación y la necesidad de dar trasparencia para que todos los servicios de salud y los expertos puedan compartir su conocimiento e información, de manera que las actuaciones sean efectivas, y coherentes en todo el Sistema Nacional de Salud; que los profesionales estén correctamente informados y que dicha información sea actualizada en función de la evaluación del conocimiento y la técnica para su correcta utilización. 

2. Informe sobre utilización de mascarillas en el ámbito sanitario

En el segundo informe sobre las mascarillas para la protección de contagios, se deja claro que estas son un elemento fundamental en la protección del personal sanitario frente al contagio de COVID-19 y considera necesario orientar su uso apropiado. Incide en que se precisa que las mascarillas son un elemento más de las estrategias y medios de protección y se recuerda que su uso apropiado y su utilización en las condiciones y momentos indicados, permiten maximizar su efectividad, además de mantener la higiene de manos.

3. Informe sobre la Atención Primaria en la desescalada de la Pandemia 

El tercer documento de esta Comisión Asesora aborda el papel de la Atención Primaria en el contexto de la presente pandemia, ámbito asistencial al que se le han asignado responsabilidades en la detección, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de nuevos casos de COVID-19, así como, en coordinación con recursos de salud pública, de los contactos. Se hacen una serie de propuestas, entre las que destaca la evidente necesidad de dotar a este ámbito asistencial a muy corto plazo de nuevos recursos humanos y tecnológicos para la tele-asistencia con el fin de que pueda cumplir adecuadamente estos objetivos, así como dotar a cada centro de salud de una persona dedicada al “rastreo” epidemiológico, entre otras acciones.  

4. Informe sobre Test Diagnósticos masivos a poblaciones

El cuarto informe se centró en la realización de pruebas diagnósticas masivas (test) a poblaciones completas para detectar la presencia de anticuerpos contra el virus del SARS-CoV-2. En el documento se concluye que no es recomendable desde el punto de vista científico y profesional la realización de estas pruebas. se pone de manifiesto que hacer pruebas serológicas para COVID-19 a poblaciones completas no aporta valor sanitario y supone un uso ineficiente de fondos públicos. Por ello, hace un llamamiento a que las Direcciones de Salud Pública de las CCAA hagan prevalecer la perspectiva científica frente a las demandas de ayuntamientos y segmentos de los vecinos que, aunque son parcialmente comprensibles por la incertidumbre y el miedo existentes, no son racionales ni apropiadas, y no añaden valor desde la perspectiva de la Salud Pública. 

5. Informe sobre tabaco y COVID-19

El quinto documento publicado por esta Comisión Asesora aborda el tabaco y la COVID-19. En él se concluye que los fumadores tienen un mayor riesgo, no solo de contraer la COVID19, sino de tener un peor pronóstico en caso de contagiarse y reclama más avances en las políticas antitabaco. El texto pone de manifiesto que el consumo de tabaco aumenta la probabilidad de contagio de COVID-19, tanto por el humo exhalado, como por la manipulación, ya que fumar o “vapear” aumenta el contacto mano-boca, y con la mascarilla, así como señala que las pipas de agua incrementan el riesgo por el contacto con boquillas, la proximidad y la difícil limpieza. La Comisión Asesora COVID-19-OMC reclama a los poderes públicos que fomenten los cambios necesarios para avanzar en las políticas antitabaco, como parte del impulso para crear una nueva normalidad que nos defienda de la pandemia y propone una serie de medidas. 

6. Informe sobre la preparación del Sistema de Salud español ante crisis de Salud Pública

El sexto informe destaca la necesidad de reforzar y activar las estructuras de Salud Pública ante la previsible aparición de nuevas crisis, en base a lo aprendido durante la pandemia por COVID-19. Este documento pone de manifiesto una serie de recomendaciones o propuestas en este ámbito entre las que destacan el refuerzo de las estructuras central y autonómicas de Salud Pública; activar y conectar a la Atención Primaria para sumar su red a la acción preventiva, asistencial y de control; preparar los Hospitales estimulando la flexibilidad interna mostrada y aportando medios externos para atender picos de demanda; potenciar la telemedicina con tecnología, organización y marco legal; preparar las Residencias de mayores y centros sociosanitarios y conectarlas sólidamente con el Sistema Sanitario y el Sistema de Salud Pública; proteger, cuidar y entrenar a los profesionales sanitarios y asegurarles los medios para trabajar y protegerse; y, finalmente, conseguir un amplio acceso y disponibilidad de los sistemas de información, así como la interoperabilidad a las bases de datos clínicos. 

7. Informe sobre vacunas eficaces, accesibles y a precios razonables

En este documento se propone avanzar el debate sobre las prioridades en la aplicación de vacunas en el probable caso de que sea un recurso inicialmente escaso; asegurar que las vacunas sean coste-efectivas y fomentar una producción autónoma, segura y soberana de vacunas y medicamentos, entre otras recomendaciones. La respuesta inicial a la pandemia Covid-19 se ha dado desde acciones de Salud Pública y con una atención sanitaria intensiva, pero con poca evidencia por la condición de enfermedad emergente del SARS-CoV-2. Según se desarrolla la epidemia, y aumenta la experiencia, el conocimiento y las investigaciones, se requiere clarificar la confusión y el ruido, y promover una acción de las autoridades sanitarias y científicas para evaluar de forma transparente los numerosos estudios en curso. Por ello, el informe considera imprescindible afrontar retos, que formula como propuestas. 

8. Informe sobre el reforzamiento de la vacunación antigripal para afrontar COVID-19

El último informe publicado la última semana de julio realiza una serie de recomendaciones entre las que destacan que ésta se extienda y anticipe la campaña antigripal para mitigar los efectos de la COVID19; fomentar la vacunación de la gripe entre el personal sanitario; mantener el carácter voluntario de la misma; organizar la campaña de vacunación de tal forma que se eviten aglomeraciones para disminuir riesgo de transmisión de la COVID-19 y mantener el carácter común y unificado de las decisiones de vacunación para el conjunto del Sistema Nacional de Salud . 

 

Fuente: Médicos y pacientes

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies. Más info