COMGI

El Colegio de Médicos de Gipuzkoa, preocupado por la situación de sus profesionales de Atención Primaria

El Colegio de Médicos de Gipuzkoa está “muy preocupado” por la situación de sus médicos de Atención Primaria, que llevan años sufriendo un notable deterioro de sus condiciones laborales.

Esta situación no es, ni mucho menos, nueva. La Atención Primaria de Gipuzkoa, al igual que la del resto del Estado, se ha ido debilitando en los últimos años debido a los recortes que se han ido realizado durante la crisis. Sin embargo, la mejora de la situación económica apenas se ha dejado notar en el sistema de salud. “Los médicos de Atención Primaria sigue soportando una condiciones laborales muy difíciles, que van desde consultas masificadas y sobresaturadas a una precariedad laboral muy preocupante”, explica el presidente del Colegio, Manuel García Bengoechea.

Por ello, “el desgaste de los profesionales médicos es enorme; llevan años dando lo mejor de sí mismos para poder atender correctamente a sus pacientes, pero se ha abusado de su profesionalidad y de su buen hacer y hoy en día se sigue sin dar una respuesta a su situación”. Bengoechea alerta, asimismo, que muchos compañeros “están estresados, enfadados y muy desmotivados”. 

No es casualidad que en los últimos meses haya nacido la plataforma Gure Osasun Zainduz o que recientemente se haya divulgado una carta de una médica desbordada pidiendo soluciones, escrito que ha recibido más de mil adhesiones.

Una mejora estructural

La Atención Primaria es la puerta de entrada al Sistema de Salud. Tal y como explica el presidente del Colegio, “es la base de nuestro sistema. Sus profesionales son quienes tienen un conocimiento general de los pacientes y donde se resuelven cerca del 90% de las consultas”.

En palabras de Bengoechea, “es crucial que los profesionales dispongan de un ratio médico-paciente adecuado y tengan un contrato laboral duradero. La temporalidad de los contratos afecta directamente al paciente, quien sufre el cambio constante de su médico de cabecera, por lo que no tiene tiempo de llegar a confiar en su médico. Pero también afecta a la calidad del servicio, puesto que es muy distinto asumir responsabilidades y decisiones hacia el paciente cuando el puesto de trabajo es estable a cuando no”.

Por todo ello, desde el Colegio de Médicos de Gipuzkoa, insta a la Administración “a abordar dicha situación en el menor tiempo posible, no sólo con más recursos económicos, sino con un proyecto estructural que sirva para mejorar las condiciones laborales de los profesionales sanitarios y les devuelva la ilusión por su trabajo. No todo deben ser números, debemos velar por la calidad y ésta se está resintiendo”.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas el uso de cookies. Más info